Romina Lovagnini
Romina LovagniniDocente - Reflexóloga Holística
Soy buscadora, curiosa y observadora de lo que la vida me acerca para aprender. Disfruto estar al servicio, y colaborar para que todos sintonicemos con la armonía que somos. Desde chica me gustaba mucho jugar a ser maestra, y pasaba largas horas con mi pizarrón cuadernos y alumnos imaginarios. Siempre me quedó la sensación de que la formación docente estaba pendiente en mí. Inicie mi formación estudiando la carrera de Lic. En Fonoaudiología, me formé como Reflexóloga Holística y luego como Educadora en flores de Bach, tomé 1er. y 2do. Nivel de Reiki y distintas técnicas de Sanación Natural (Fitomedicina, Munay Ki, entre otros). Estos estudios sentaron en mí las bases sobre la importancia de las palabras, de la escucha al otro, de conectar con la naturaleza y la sabiduría que vive dentro de nosotros. Un día llega a mis manos un mapa de los pies, que despierta mi curiosidad por conocer los tesoros escondidos que tenemos en la planta de nuestros pies. Inicio este camino en la escuela de Alicia Damiano, quien me abre las puertas a este mágico mundo de aprender sobre áreas reflejas, anatomía del cuerpo y sus sistemas, teoría y práctica de la reflexología como herramienta de sanación natural. Ahí también conozco a Adriana Ávola, y fue ella quien me imparte los conocimientos de la medicina china aplicada a la reflexología y toda la sabiduría oriental que me siguió abriendo puertas a la magia que somos. Por su forma de enseñar, su poder de síntesis y de integración de las distintas disciplinas es que le sugiero que abra su propia escuela para contribuir con el crecimiento y desarrollo de las personas que quieran acercarse a esta terapia milenaria. Y obviamente por el placer que me daría aprender el arte de enseñar a su lado. Otro día llega a mis manos por obra de ángeles que vienen custodiando este sueño, el esbozo del programa en reflexología confeccionado por ella, y mi corazón desborda de alegría, ese sueño que siempre anido en mi corazón comenzaba a materializarse. Ahí comprendí que la docencia se ejerce en distintos ámbitos, y de múltiples maneras, y que los sueños se hacen realidad si uno confía en ellos. Yo pondré al servicio mis saberes y sentires, acompañándolos en lo que sea necesario, será un aprendizaje mutuo. Te invito a que descubras la semilla que sos y desarrolles tu potencial. “Debemos escuchar al niño que un día fuimos y que vive dentro nosotros, porque ese niño entiende de instantes mágicos” Te espero para sembrar juntos.