Socios

El cuerpo y la mente se asociaron hace un tiempo para llevar adelante una empresa increíble: vos

 

En este gran emprendimiento los dos venían laburando a la par. Hasta que un día; quizás después de unos cuantos años, la mente empezó a laburar diferente.

 

El cuerpo estaba ahí, en cada tarea (comer, dormir, caminar, desechar lo que no se necesita) pero la mente había decidido concederse unos descansos. Mientras el cuerpo estaba laburando a pleno, el socio mente se iba de las oficinas y se ponía a divagar: sobre el pasado, sobre el futuro, soñando con esto y con aquello, y en este divague estaba cada vez más desconectado del otro socio (el cuerpo) que seguía sacando adelante el laburo de todos los días.

 

Un día el socio más laburante de tu empresa (el cuerpo) le dijo al otro socio (la mente): estamos en quiebra. (Esto es lo que habitualmente registramos cuando el médico nos dice: Sr/Sra. si usted sigue así.....)

 

Ante semejante noticia el socio mente quedó desconcertado; pero como? no veniamos laburando bien? desde cuando está pasando esto? Y el socio cuerpo le informó que desde hace tiempo él le está avisando que las cosas se vienen complicando, que están apareciendo asuntos que hay que atender, pero que la mente prefiere no escuchar, que sigue ausente, divagando, posponiendo, atendiendo otros asuntos que no tienen que ver con la empresa en sí, y que pareciera que son más importantes para él.

 

Te suena familiar esta historia? Te pasó alguna vez de sentir que tu mente va por un lado y tu cuerpo por otro? Que de repente te diagnostican una enfermedad y no entendés como vino a pasarte esto a vos?

 

Escribí estas lineas porque observé que en estos tiempos suele sucedernos bastante seguido, y a más personas de las que podríamos imaginar. Creo que es una llamada de atención para poder recomponer este negocio tan importante: nuestra propia vida.

 

En la materia que se dicta en la formación, llamada Expresión integral, abordamos el aprendizaje recomponiendo este vínculo tan extraordinario. Incorporamos herramientas para levantar la empresa de la quiebra y volver a sacarla a flote, para volver a disfrutar de los socios laburando juntos, para apreciar la maravillosa conexión que existe entre ellos y que consigue resultados increíbles.

 

Mayra Pérez